Las consecuencias de la falta de sueño, que se están monitoreando en los últimos años, son realmente aterradoras

Por Cristina Cubero Lazo (*)

En un mundo extremadamente conectado hemos perdido conexión con el hipervínculo vital que nos lleva al sueño profundo y restaurador: dormir.

Lo hemos sentido, cada vez con mayor frecuencia. Dormir se convirtió en un comodín, en una especie de figura relegada que, usualmente, cede terreno en los equilibrios de nuestras agendas.

El sueño está impregnado de una imagen de pasividad y reposo; dormir se asocia comúnmente con un cese temporal de los sentidos y la actividad; por tanto, antítesis de la emergencia permanente en la que estamos sumergidos.

¿Dormir se convierte entonces en una amenaza para impulsar al máximo nuestra vida y nuestro trabajo? No lo crea. Es todo lo contrario y es urgente que duerma.

Duerma en forma adecuada

La extraordinaria sabiduría del cuerpo humano nos permite, en el estado más profundo del reposo, activar las formas más intensas e insospechadas de bienestar.

Dormir adecuadamente es el enlace a un estado ideal para la creación, el aprendizaje, la calibración de emociones y, principalmente, para lograr la salud integral y renovarnos.

Las consecuencias de la falta de sueño, que se están monitoreando en los últimos años, son realmente aterradoras.

Mientras usted reposa su cerebro le ayuda en el crecimiento de carrera y fortalece sus habilidades blandas.

Existen una serie de funciones mentales que únicamente se activan cuando estamos dormidos. Nos apagamos solo para encendernos de forma diferente y cuando soñamos les damos a las células las llaves de nuestra oficina principal: el cerebro.

-La primera función, según la Universidad de Boston, es llevar el cerebro a un “lavado intenso”. Al dormir, el líquido cefalorraquídeo -LCR- ingresa al cerebro y, en una serie de ondas rítmicas y pulsantes, limpia las toxinas y mantiene saludables las neuronas.

La Dra. Singrid Veasey, investigadora líder del sueño explica: “Las células de las personas que no duermen son como empleados con exceso de trabajo, en algún momento colapsan… las neuronas mueren para siempre, es una especie de muerte en nuestra propia basura biológica”.

-La segunda función equivale a llevar el cerebro al gimnasio, pues le da fuerza y nos mantiene jóvenes. Permite que las células se conecten entre ellas y facilita la plasticidad, esa magia que provoca que el cerebro se expanda. Durante el día le alimentamos de datos, durante la noche el cerebro tiene funciones “más analíticas”. Mientras usted reposa su cerebro le ayuda en el crecimiento de carrera y fortalece sus habilidades blandas.

“El sueño cambia con el envejecimiento, pero no sólo cambia con el envejecimiento, sino que también puede empezar a explicar el envejecimiento en sí”, asegura Matthew Walker, del Laboratorio de Sueño y Neuroimagen en la Universidad de California.

-También y para hablar en términos digitales, el sueño equivale a una desfragmentación de su unidad vital, el cerebro. Cuando su dispositivo está desordenado internamente, debe trabajar más para encontrar y conectar la información, pierde agilidad y desempeño e incluso puede perder datos. Sucede lo mismo al dormir. Cuando despertamos somos más ágiles, recordamos más y nuestra capacidad analítica aumenta.

Creaciones del sueño

El sueño está formado por ciclos de ondas en las que tenemos un sueño lento (llamado NREM o movimientos oculares no rápidos), que nos adormece y que favorece el aprendizaje y la retención, y el sueño rápido (REM o movimientos oculares rápidos) en el que nuestra actividad cerebral es sumamente alta.

Un cerebro sano y descansado es altamente creativo.

“El cerebro fatigado se envejece, se pone lento y se desconecta. En un círculo sin sentido, necesitará más horas para hacer su trabajo”.

Cristina Cubero Lazo, experta en Transformación Organizacional

Sabemos que Yesterday, una de las melodías más versionadas de la historia fue producto de un maravilloso sueño REM que vivió el ex Beatle Paul McCartney en una madrugada de 1965. Pero los sueños no solo nos entregan música.

“Vi en un sueño una tabla en la que todos los elementos encajaban en su lugar. Al despertar, inmediatamente anoté todo en una hoja de papel”, reveló en su diario el químico ruso, Dimitri Mendeléyev, creador de la Tabla Periódica de los elementos.

Impulse su sueño a dormir más

Al entender los beneficios del sueño y las complicaciones de no dormir, posiblemente esté preocupado.

En algún lugar de la historia, que es mejor no recordar sino cambiar, la cultura corporativa nos impulsó a manifestar con orgullo el trabajo de nuestras madrugadas y la sociedad 24/7, permanentemente abierta, nos llevó a sentir que las horas de sueño eran herramientas del pasado.

Pero no es así, el cerebro fatigado se envejece, se pone lento y se desconecta. En un círculo sin sentido, necesitará más horas para hacer su trabajo.

Por ello esté atento, debe hacer su rutina, preparar el ambiente para el sueño, recompensarse por dormir tanto como por estar despierto. Las organizaciones tienen el gran reto de reconectar a las personas con el sueño, hacer cada hora más productiva, bajo el verdadero significado: ser mejores.

Finalmente, esté tranquilo, mientras usted duerme su cerebro seguirá trabajando, ya que es experto en esa materia.

(*) Cristina Cubero Lazo es experta en Transformación Organizacional.